Una fotografía explora visualmente una residencia de una familia de clase media alta, venida a menos, en la provincia mexicana de Veracruz. Después de ser devastada por dos administraciones priistas, la sociedad veracruzana se debate entre la inseguridad y el deterioro de la economía. En este entorno, Brillo Interior II, refleja la intención y esfuerzo por conservar al menos una habitación que refleje y mantenga la ilusión inequívoca de estabilidad y bonanza económica; perversamente, la sala evoca a los salones europeos donde hoy se discute el futuro de la Unión Europea, que a su vez pretende proyectar una estabilidad y bonanza inexistente. La crisis de Brexit y la de los Estados miembros en crisis económica se ocultan en otras habitaciones